Museos que no sabías que lo eran … El Monumento a la Revolución en México es uno de ellos


Cuando estas buscando opciones para salir con tus hijos un fin de semana en la CDMX existen varias opciones, unas te piden una buena suma económica para su diversión y están aquellas que son gratuitas.

Unas son totalmente lúdicas y otras son más al aire libre.

Afortunadamente hay opciones para todos los gustos y para todos los bolsillos.

Entre las opciones podemos encontrar museos para niños como lo es el Museo Papalote, el reciente museo de NatGeo Ultimate Explorer, Universum y muchos otros más.

Sin embargo, existen otros que parecieran no serlo y hasta pasan desapercibidos aún cuando llegamos a pasar diariamente frente al lugar.

Uno de ellos es justamente el Monumento a la Revolución que no solo es una estructura alusiva a tan importante momento en la historia de México, en él se guarda algo más y este es un museo.

Resultado de imagen para museo interactivo

 

De hecho surge el proyecto “Revolucionarte” que une las palabras revolución, evolución y arte.

Se trata de un concepto creado por el equipo del Monumento a la Revolución para mantener el sustento del espacio.

El objetivo es que la gente se sorprenda en cada una de sus visitas: una nueva exposición, un concierto o una exposición de arte en cualquier momento.

¿Sabías de esto?

La primera actividad del programa fue la apertura de la galería Paseo Cimentación con una exhibición de Gottfried Helnwein.

Fue una forma de aprender sobre los antecedentes de este interesante Monumento.

Este es justamente, una estructura de acero, algo así como la Torre Eiffel, que se encuentra un nivel debajo del vestíbulo, y en el otro lado, hay un intrigante laberinto subterráneo donde se alojan videos, audio y exposiciones fotográficas, a menudo contemporáneas, muy específicas.

Aquí también se unen las diferentes instalaciones artísticas que podemos tener en el espacio entre la cúpula y los cuatro pilares, lo que permite a los artistas realizar instalaciones de gran formato.

El 15 de diciembre, inauguraron la primera parte de las galerías desde dentro de la estructura: la Galería Estructura 1910, que tiene tres pisos, pequeños auditorios y espacios donde tienen instalaciones interactivas que cuentan la historia del monumento.

En su punto más alto, 65 metros, está la linterna, en la que se está trabajando para que la gente pueda visitarla.

Subirán en el ascensor original de 1938, que se eleva en una pendiente, entre las dos cúpulas de cobre del monumento.

Resultado de imagen para museo interactivo

Con la idea de tener una buena relación con sus vecinos, el café Adelita ofrece productos del barrio de Tabacalera con cocina tradicional mexicana.

Con todo este proyecto se busca crear un corredor cultural que vaya del Museo de San Carlos al Monumento a la Revolución, que incluya cafeterías, restaurantes, tiendas de publicidad que vendan cosas como guayaberas y discos de vinilo.

Este proyecto contempla el tener un día dedicado a la Colonia Tabacalera en el que los comerciantes del vecindario pueden aprender un poco sobre los negocios de los demás.

Los niños durante todo este proceso, conocen un poco más sobre una estructura que es grande desde muchos puntos de vista y saber por qué surgió y que hay dentro de él.